El hámster es un animal realmente precioso y, además, muy amigable y cariñoso. Proporcionarle unas buenas condiciones de habitab es muy importante porque se trata de animales muy delicados con los que hay que tener especial cuidado.

Lo primero que debes tener en cuenta es qué tipo de hámster tienes porque no es lo mismo cuidar un hámster sirio que puede llegar a los 17 centímetros de largo que hacerse cargo de un hámster ruso, mucho más pequeño, o de un hámster roborowski, el más chiquitín de la familia con tan sólo 7 centímetros y que además adora vivir en compañía. Cada especie tiene algunas necesidades especiales, pero hay algunos aspectos básicos que comparten todos y en estas líneas te explicaremos cómo cuidar a un hámster para que alcance su plenitud a tu lado.

Para empezar, hay que elegir bien su casa. Hay muchas jaulas hámster, pero hay que tener cuidado a la hora de adquirir una porque si los barrotes están demasiado separados o no son lo suficientemente fuertes, nuestro amigo puede escapar y después será realmente difícil recuperarlo. Este aspecto hay que tenerlo especialmente presente con las razas más pequequeñas como el ruso.

Recuerda que los hámsteres llevan mal el calor y que su "habitación" debe estar siempre en una zona ventilada y en la que el sol no golpee directamente para evitar que les afecte el calor excesivo. Si es posible, agradecen mucho poder realizar túneles entre un sustrato cuando su casa es lo suficientemente grande. Para la cama, lo mejor es el algodon.

Qué comen los hámsters

La higiene es fundamental en la comida. Siempre tiene que tener agua, pero mejor en un dispensador que permita limpiarlo más fácilmente para que, en ningún momento, se estanque. La comida debe servírsele en un recipiente pequeño y resistente, de aluminio a ser posible, y un hámster normal suele comer unos 15 gramos de alimento al día.

Con la comida de tu amigo no debes jugar. En cualquier tienda de mascotas tienes alimento especial para hámster perfecto para que mantenga una dieta adecuada que puedes completar con barritas o con elementos como palitos de madera de manzano que ayudan a que los hámsters llevar a cabo el desgaste de los dientes que necesitan hacer de forma continua. Cuidar de un hámster no es caro, las ofertas son continuas y si utilizas códigos y cupones descuento puedes conseguir un importante ahorro en la compra para tu hámster

Gimnasia todos los días

Para que un hámster se desarrolle con normalidad necesita hacer ejercicio todos los días. La rueda es lo que más le va a gustar y menos gasto te va a suponer porque son muchas las jaulas que la llevan ya incorporada. Pero no tiene porqué ser el único elemento de diversión y deporte. Hay muchos juguetes que los ayudan a mantenerse activos, especialmente los masticables y los túneles les resultan también muy atractivos.

Recuerda que si tienes un hámster ruso  tienes que revisar que todos los elementos tengan las medidas adecuadas para ellos y no sean demasiado grandes. Por último, si puedes hacerlo con seguridad, sácalo de la jaula cada cierto tiempo, tú amigo te lo agradecerá y te ayudará a que aumente su confianza.